Análisis de potabilidad básica: Consta de los parámetros de conductividad, nitratos, coliformes fecales y coliformes totales.

  • Nitratos: contaminante muy común en la zona debido principalmente al abuso de fertilizantes o por contaminación de purines en el suelo.
  • Conductividad: su valor indica los niveles de concentración de componentes inorgánicos disueltos en la muestra (cloruros, sulfatos…)
  • Coliformes totales y fecales: son parámetros microbiológicos e indican si la muestra está contaminada por bacterias. La presencia de estos microorganismos puede comportar un riesgo para la salud humana, y son muy comunes si el agua no tiene un tratamiento de desinfección.

Esta analítica puede asegurar la no potabilidad del agua, en caso de que algunos de los parámetros analizados sea superior al límite que establece el RD 140/2003, pero no garantiza su potabilidad total aunque los resultados sean correctos, ya que el agua puede estar sometida a otros contaminantes como hidrocarburos, plaguicidas… Es por eso, si se sospecha cualquier tipo de contaminante adicional, ya sea por cualquier episodio de contaminación en la zona de influencia del punto de muestreo o por olor y/o sabor desagradables o infrecuentes, seria recomendable ampliar la analítica.

Como tomar la muestra de agua:

  • Abrir el grifo i dejar que el agua corra al menos 2 – 3 minutos, procurando que se renueve el agua retenida en la cañería.
  • Destapar la botella con cuidado momentos antes de iniciar el muestreo.
  • No tocar el cuello de la botella ni la parte interna del tapón.
  • Dejar una pequeña parte de la botella vacía para facilitar la homogeneización por agitación.
  • Tapar la botella inmediatamente después de haber tomado la muestra.

La muestra se debe analizar lo antes posible y preferiblemente el mismo día del muestreo. Si no es posible se tiene que conservar refrigerada en la nevera. El tiempo máximo entre muestreo y analítica es de 24 horas.

Image